1er Paso: ¿Dónde me encuentro?

Identificar tus recursos

En este punto deberás analizar cuáles son tus:

-Capacidades

-Intereses

-Aspectos de la personalidad

-Competencias

Es decir, buscar información sobre ti mism@, analizarte. Este paso es muy importante, puesto que cuanto más te conozcas y sepas de ti mism@, más claro verás el objetivo profesional que más se adapte a ti.

2º Paso: ¿Qué posibles caminos tengo?

Averiguar los recursos de tu entorno

En este punto vamos a buscar entre todos qué recursos tiene el mercado laboral para un titulado de tus características. Debes aprender a “leer los mapas” laborales y conocer todos los recursos que están a tu alcance. No se trata de que te facilitemos el pescado sino de que aprendas tú mism@ a pescar. La información cambia continuamente y lo importante para ti va a ser aprender a encontrarla y saber interpretarla.

3er Paso: ¿Adónde quiero llegar?

Elaborar una lista con tus objetivos de empleo

Una vez ya tienes claro qué tienes y qué te ofrece tu entorno llega el momento más difícil: elegir un objetivo profesional. Lo más común es elegir tan solo una de las posibles salidas laborales que tenga tu titulación, pero también puedes elegir más de una e intentar trabajar en varios objetivos a la vez. Eso sí, ten siempre en cuenta que quien mucho abarca…

Además debes considerar también otros posibles objetivos aparte de buscar empleo por cuenta ajena, como son seguir formándote o constituir tu propia empresa.

4º Paso: ¿Qué medios tengo?

Planificar tu proyecto de inserción profesional

Para rematar todo este trabajo que has hecho en los pasos anteriores es necesario aprender a utilizar una serie de recursos de búsqueda de empleo, las herramientas que van a facilitar tu ocupabilidad:

-La agenda de búsqueda de empleo

-Las redes sociales

-El curriculum vitae

-La carta de presentación

-La entrevista de trabajo

Es decir, en este paso vas a ponerte en marcha, vas a darte a conocer y prepararte para superar el proceso de selección de candidatos de una empresa. Lo más importante en este último paso es, sobre todo, no desanimarse. Darse a conocer es como ir plantando semillas. Si tienes paciencia seguro que, al fin, alguna germinará. Y en momentos tan decisivos como una entrevista de trabajo, tener claro tu objetivo profesional puede darte muchos puntos.

**¡EMPECEMOS!**